desfibrilador y sistema anti atragantamientoLa Delegación de Cultura del Ayuntamiento de Écija ha presentado esta semana el proyecto “Mi colegio salva vidas”, el cual, se encuentra englobado dentro del programa que lleva a cabo desde hace varios años la administración ecijana en la que se intenta lograr una ciudad con espacios cardioprotegidos, como es el caso de los colegios públicos que recibirán un desfibrilador y un sistema anti atragantamiento.

Así lo ha dado a conocer la responsable de educación del consistorio astigitano, Verónica Alhama, que añade que “el objetivo ahora es formar a los profesores y profesoras para que aprendan a usar estos equipos en una situación de emergencia”, además, la delegada ha agradecido el esfuerzo a todos los que participan en este programa.

En este sentido, Alhama, ha señalado que se trata de unos equipos que “se adquirirán mediante el sistema de renting por 5 años y que se repartirán entre los centros educativos de La Milagrosa (Cerro Perea), Genil (Isla Redonda) el centro de adultos Miguel Hernández, María Auxiliadora, Nuestra Señora del Valle, Santa María Nuestra Señora, Astigi, Blas Infante, Calvo Sotelo, El Valle, Miguel de Cervantes, Pedro Garfias, San Agustín, conservatorio elemental de Música Fray Juan Bermudo, Escuela Oficial de Idiomas, y la UNED, además, de los centros de Secundaria IES Nicolás Copérnico y Vélez de Guevara”.

Los cuales llegarán gracias al ayuntamiento y a empresas “con corazón” que se han unido a la iniciativa como patrocinadores, indica la delegada, que señala que son “un total de 17 empresas ecijanas las que han participado en el proyecto”, en el que el consistorio “se ocupará de la formación de los docentes, en una iniciativa que hasta el momento pocos municipios cuentan con estos equipos en sus centros educativos, lo que pone a Écija a la cabeza en este tipo de iniciativas”.

Por su parte, Antonio de la Rosa, es miembro de la Policía Local de Écija y coordinador de estos programas que se desarrollan no solo en los centros educativos, sino también en otros espacios, manifestaba en la presentación que “el primer desfibrilador fue donado a la Policía Local”, a este le siguieron los desfibriladores del programa “Comercio Seguro” que se ubica en Plaza de España y los que “se incluyen en los vehículos de policía local y protección civil”.

A los que se sumarán durante los próximos meses “los nuevos desfibriladores que se pondrán en los edificios municipales (6) y los que se colocarán en los centros educativos (17) de Écija tendría, por tanto el doble de la media española de desfibriladores por número de Habitantes (a nivel estatal está en 4 por cada 10.000, muy lejos de otros países como Francia o Japón)”, ha señalado el coordinador del programa.