Cabecera linea curva

COFRADES
La Hermandad de Confalón recibió en el día de ayer la Medalla de Honor de la ciudad de Écija

La Iglesia Mayor de Santa Cruz, acogió en la tarde-noche de ayer, viernes 11 de noviembre, el acto institucional de imposición de la medalla de honor de la ciudad a la Hermandad del Santísimo Cristo de Confalón.

Un acto que estuvo presidido por el alcalde de Écija y el arzobispo de Sevilla, Monseñor José Ángel Saiz Meneses, que ha sido el encargado de oficial la Santa Misa que se celebraba previamente al acto oficial en el que el arcipreste de la Ciudad de Écija, Ángel del Marco, puso la medalla en el sudario del Santísimo Cristo de Confalón, titular de la hermandad, que se había trasladado unos días antes hasta la sede canónica de la Patrona de la ciudad de Écija, la Virgen del Valle, con motivo de esta conmemoración.

Durante dicho acto, ha intervenido la primera teniente de alcalde del Ayuntamiento de Écija, Rosa Pardal, que ha leído el acta de la sesión plenaria en la que se aprobaba la concesión de la medalla de honor de la ciudad de Écija a la Hermandad con motivo del 450 aniversario de la primera publicación de las reglas de la misma.

Tras lo cual, el Hermano Mayor, Francisco José González de la Rosa, ha comenzado su discurso con un “Gracias, gracias de corazón”, que ha hecho extensivo a toda la ciudad, a los hermanos, a las distintas hermandades y cofradías ecijanas, al Ayuntamiento y, en general, a todos los que han hecho posible que la tradición centenaria de la hermandad siga viva en este siglo XXI, con un especial recuerdo para Juan José Ojeda, anterior Hermano Mayor, fallecido y muy recordado por los confaloneros.

Seguidamente, el alcalde de la ciudad, David J. García Ostos, ha querido tener un especial recuerdo para la labor ingente que llevan a cabo todas las hermandades y cofradías de la ciudad, hoy representadas por la Hermandad de Confalón, que forma, junto con su barrio y el Convento de la Victoria “un triángulo perfecto de lo que debe significar la fe y la devoción como acto de aportación a la ciudad” y ha recordado que son muy pocas las ocasiones en las que se ha concedido “el máximo reconocimiento que otorga la ciudad como premio a los méritos extraordinarios de una persona o entidad”, que es esta medalla de honor, un hecho que queda ya para la historia de Écija.

El acto institucional terminaba con los tradicionales “vivas” que acompañan al Santísimo Cristo de Confalón, en su salida procesional de los Jueves Santos y en ocasiones especiales como esta conmemoración.


Compartir: