Miércoles, 24 de julio de 2024

Juan Méndez Varo


Como ya se sabe, la congregación de Carmelitas Descalzas, conocida popularmente como “las Teresas”   ha abandonado Écija, lo que ha tenido gran repercusión en la ciudad por lo que conlleva varios problemas para el patrimonio artístico de la Ciudad. En primer lugar, el futuro incierto del Palacio Mudéjar de los Condes de Palma, aunque por su condición de clausura ha sido el edificio más emblemático y menos conocido por los ciudadanos.

Nos encontramos, por tanto, ante un edificio cuya fase constructiva inicial se sitúa en el siglo XIV y con claros paralelismos en cuanto a técnicas constructivas y elementos decorativos, con el palacio de Pedro I en los Reales Alcázares de Sevilla, desde donde, probamente, se desplazaron trabajadores especializados.

Entre los años 1967 y 1078, el edificio fue objeto de una serie de intervenciones y restauraciones, dirigidas por el arquitecto Rafael Manzano Martos, tanto en la iglesia como en el recinto conventual y financiado por la Administración del Estado.

En 1987 la Dirección general de Bienes Culturales de la Consejería de Cultura de la Junta  de Andalucía, encargó a los arquitectos Juan Ramón y Ricardo Sierra, la reforma de las cubiertas principales del Convento.

En el mes de mayo de 2003, la Asociación de Amigos de Écija, ante el estado de ruina y desplome que presentaba la espadaña, solicitó un informe a Javier  Madero y a Luis del Moral, arquitecto e ingeniero respectivamente. En dicho informe se hacía patente la ruina estática que presentaba, con una inclinación superior a los 30 cm., que amenazaba el  desplome a los viandantes de la calle del Conde.

La Asociación informó al Excmo. Ayuntamiento de Écija y a la Comisión Local de Patrimonio Histórico para que el estado de la espadaña se pusiera en conocimiento de forma oficial a la Delegación Provincial de Cultura.

El día 2 de junio del mismo año se realizó una visita el convento para inspeccionar la espadaña, por parte de los miembros de la Comisión Local de Patrimonio, de la Asociación de Amigos y del Arquitecto Jefe de Bienes Culturales de la Consejería de Cultura. De esta visita surgió un informe que coincidió con el que tenía en su poder la Asociación. Las obras de restauración se iniciaron el 17 de noviembre del 2003 y finalizaron antes del día 7 de abril del 2004, día en que fue bendecida la nueva espadaña.


Ya se ha escrito que se trata de un edificio catalogado como Monumento Nacional , el primero con esta categoría de la Ciudad, pero que, desgraciadamente, carecía del preceptivo inventario de sus bienes.   Ya se han tenido los primeros contactos para configurar el destino del Convento para los próximos años. Hay que reseñar que este monumento está inmatriculado a nombre de la Comunidad de Carmelitas Descalzas.

Pero si importante y valioso es el edificio igualmente lo es su conjunto de  retablos, cuadros, imaginerías, ornamentos sagrados, cálices, copones,  relicarios, etc, sin olvidarnos de su extraordinario y rico archivo. 

Pero de todo ello, nos vamos a detener brevemente  en la magnífica colección de imágenes de niños Jesús que se conservaban en este convento.  Una colección de indudable calidad artística, variedad iconográfica y también expresiva de ancestrales vivencias populares. El tema iconográfico del Niño Jesús, con todas sus variantes, es esencialmente hispánico y forma parte de la religiosidad popular (que llega hasta monjas y frailes),

Un conjunto de trabajos en madera tallada y dorada, delicadas peanas, ricos vestiduras,  en fin,  una primorosa colección del arte andaluz que atesoraba la ciudad de Écija y que ha salido del  popular Convento de las Teresas con destino hoy desconocido del territorio sevillano.

Bibliografía. Sor Juana de la Santísima Trinidad. Duquesa de Béjar. Fundadora del Convento de Carmelitas Descalzas. Antonio Martin Pradas e Inmaculada Carrasco Gómez.

Imágenes del Niño Jesús. Catálogo de la Exposición. Excmo. Ayuntamiento de Ecija 1990-1991.

© 2024 Écija 7 Días | Página de un Ecijano