logo Écija 7 Días

La Campana


Lunes, 24 de junio de 2024

El párroco de La Campana se ha despedido de los vecinos de la población campanera

El cura de la Parroquia Santa María la Blanca de la localidad sevillana de La Campana, Miguel Morilla, se despidió el pasado martes del pueblo que lo recibió hace cuatro años con "la paz y la tranquilidad de que mi nombre queda libre de toda acusación" de una "minoría" y ha pedido a los vecinos, que han creado hasta una comisión para "intentar" que no fuera trasladado, que acojan al nuevo párroco, José Luis López Reyes, "con el mismo amor que a mí". "No lo juzguéis, apoyadlo", ha dicho.

En una rueda de prensa ofrecida en el salón de plenos del Ayuntamiento, arropado por el alcalde, Manuel Fernández, la citada comisión y vecinos de La Campana, Miguel Morilla, que ha sido nombrado por el Arzobispado como nuevo párroco de la Purísima Concepción de Gilena, se ha puesto a "disposición" del nuevo sacerdote y ha reconocido, entre lágrimas, que "no ha sido fácil vivir la persecución".

Tras una reunión mantenida este fin de semana con dos vicarios del Arzobispado y la comisión en defensa de Miguel Morilla, el que ha sido párroco de Santa María la Blanca, ha reconocido este martes que de ella "he salido fortalecido" al quedar despejadas "las dudas sobre mi persona". Al término de la intervención, y después de que se le haya confirmado que será nombrado Hijo Adoptivo de La Campana, Morilla ha reiterado las gracias a los vecinos y pedido "perdón" porque "no soy un héroe ni soy perfecto".

El portavoz de la comisión, Alberto Isardo, ha puesto palabras al "malestar" del pueblo por el traslado de Miguel Morilla y ha asegurado que "no vamos a parar hasta que se haga justicia" por el "acoso y persecución de una minoría, que no ha podido demostrar nada". Las "dudas" sobre Miguel Morilla, ha subrayado, han quedado "solucionadas". "No permitiremos más manipulaciones de un grupo minoritario", ha advertido, al tiempo que ha pedido al pueblo que "se respete la decisión" del párroco por su "bienestar".

El regidor campanero ha reconocido que este martes "es un día triste" para el pueblo, pero ha recalcado la necesidad de "respetar" la decisión del párroco, al que ha agradecido su "trabajo". Los hechos se precipitaron la semana pasada, cuando algo más de un millar de vecinos de La Campana (Sevilla) se concentraban en la Plaza de Andalucía del municipio y recogían firmas para "intentar" que no fuera trasladado a otra parroquia Miguel Morilla.

El alcalde reconocía entonces en declaraciones a Europa Press que este cambio había sentado en el pueblo "como un jarro de agua fría, la verdad". "No entendemos cuáles son los motivos. No nos cuadra", aseguraba, manifestando que el párroco "se había integrado perfectamente" en este pueblo de la campiña. Fernández relataba que "la parroquia la tenía activa, llena de gente". "Nadie quiere que se vaya. Es duro", reconocía el regidor de este municipio con poco más de 5.000 habitantes.

El pasado viernes 30 de junio, el Arzobispado de Sevilla agradecía al pueblo de La Campana el "cariño" mostrado hacia Miguel y deseaba "la misma acogida" al nuevo responsable, José Luis López Reyes. Fuentes del Arzobispado explicaban a Europa Press que "todos los años" se hacen cambios dentro de la Diócesis, siguiéndose dos criterios: o por petición personal del sacerdote o por cuestión de organización eclesiástica.

Todos esos cambios subrayaban las mismas fuentes, "se comunican y dialogan con los interesados". "Entendemos que cueste el cambio a la feligresía", sostenían desde el Arzobispado, recordando que el sacerdote desde que se ordena sabe de su obligación de estar siempre "disponible" para las necesidades de la Iglesia.

Europa Press

Quiénes Somos | Política de Privacidad | Política de Cookies | Mapa Web | Contacto