logo Écija 7 Días

Ramón Freire Gálvez (1952-2020)


Miércoles, 22 de mayo de 2024

Écija el año de 1847Continuo con la tercera parte de este capítulo, dedicado a cómo se encontraba Écija el año de 1847, conforme a la publicación popularmente conocida como Diccionario de Madoz.

“El matadero público, situado a la salida de la ciudad para Sevilla, es un edificio bastante capaz, con agua de pie en abundancia, que contribuye mucho a conservarlo en el estado de aseo en que constantemente se haya; en el año último se han degollado en 543 cabezas de ganado vacuno, 13.834 de lanar y 109 de cabrío.

En varios parajes se hallan establecidas 8 fuentes públicas, que con las 246 de las casas particulares, proveen cumplidamente de agua al vecindario; todas se surten de cuatro nacimientos, que se hallan; el primero a la izquierda del arrecife, frente al molino de la fuente de los Cristianos (foto derecha más abajo); a 20 varas de ondulación y 5.600 de la ciudad; el segundo junto al huerto del cortijo de Mal abrigo, en tierras del de Alcorrín, a 6 varas de profundidad y 11.300 de la población; el tercero se forma del sobrante del pozo del cortijo de Dos Fuentes, a flor de tierra y 2.500 varas, y el cuarto en el ruedo de la ciudad en el sitio que nombran la Estacadilla, que por ser el de menos caudal, surte solo las fuentes de San Agustín y de Santa Inés.

Además del paseo establecido en la plaza de la Constitución, hay otro situado al Este de la ciudad, entre la izquierda del río Genil y el arrecife que por las afueras de la misma conduce al de Sevilla; se extiende desde la cabeza del puente sobre dicho río y el triunfo de San Pablo, hasta el arroyo del Matadero, al desembocar en el Genil y consta de 1.920 pies de longitud, 144 de lateral, distribuido y destinado en su primera mitad de 990 pies a paseo general, con tres calles espaciosas plantadas de álamos negros y rosales; la del centro sirve para las personas y las dos laterales para los carruajes y caballerías, dividiéndolas asientos corridos de canapés, que circundan la calle del medio, en la que existen tres fuentes de piedra, que ahora no echan agua, entre las cuales se distingue la llamada de los Delfines, por su capacidad y elegancia con dos leones sosteniendo las armas reales y las de la ciudad.

Leer más... o descargar en formato PDF.

Quiénes Somos | Política de Privacidad | Política de Cookies | Mapa Web | Contacto